jueves, 26 de abril de 2012

SEVILLA. 14ª de abono. Oreja de Talavante en una corrida floja de Jandilla  a la que le falto raza y le falto fuerza.


Oreja de un Talavante en un buen momento.




Sevilla 25 de Abril. 14ª de abono. Lleno en los tendidos. Corrida de Jandilla bien presentados, nobles, algunos con calidad, pero con falta de fuerza le falto raza y fondo a la corrida.1º noble y con calidad que duro poco, 2º manejable, 3º noble, con calidad pero duro poco el que mas se dejo, 4º el de mas clase de la corrida y galopo de un principio pero no duro y le falto fuerza, lastima de toro ,5º malo, reservón y midiendo mucho al torero, 6º deslucido.

A El Cid le toco el lote con más calidad de la corrida con un primer toro que se duro muy poco. Solo le aguanto el toro dos series de derechazos de buen trazo y templados. Mato de una buena estocada.

En el cuarto fue un toro que tenia un galope y una clase sensacional. Pero le falto fuerza, el toro con fuerza hubiera sido de escandalo, le falto fondo al animal. Mato de una estocada desprendida. A destacar el tercer par de banderillas del Alcalareño quien fue obligado por el respetable a demonterarse.

Castellá le toco el lote, con un segundo toro que llego a la faena de muleta nada claro y el francés fue capaz de ir haciéndolo poco a poco y el toro mejoro. Cuando el toro mejoro no supo ponerle a la faena lo que le faltaba a el toro, que era gusto. Acorto la distancia y fue el Castellá de siempre el de colocarse entre los pitones del toro tiro de valor y el publico le silbo esa actitud. Ya están cansados de ver ese Castellá del arrimón y que se dedique a torear si es que sabe. Mato de un pinchazo y una estacada caída.

En el quinto un toro complicado muy mirón que midió mucho al torero y Castellá tiro de ese valor seco. Terminando por ganarle la partida al toro. Mato de media estocada.

Alejandro Talavante cortó la única oreja del festejo en el tercero de la tarde. Lo recibió con un variado saludo con el capoto. El toro dejo ver sus buenas condiciones pero andaba justo de fuerza. Se le hizo un simulacro de la suerte de varas si no, no hubiera llegado al ultimo tercio. Tres series que fueron creciendo en intensidad y en las que primó el temple. Con la izquierda, brilló en otra con dos preciosos naturales. También dibujó alguna trincherilla de cartel. Mato de una gran estocada, cayo el toro fulminado. Estocada de premio.

En el sexto no tuvo ninguna opción.