sábado, 28 de abril de 2012

ENTREVISTA. Al ganadero: “Los toros, por sus hechuras, se eligen solos: dicen yo soy para Sevilla o yo soy para Bilbao, para Madrid o para Pamplona".

Álvaro Domecq: "Ojalá embistan como soñaba mi padre y sueño yo ahora"



La corrida de Torrestrella para este sábado en Sevilla es todo un espectáculo por hechuras y variedad de pelajes: “Es muy bonito lidiar en Sevilla, y más aún hacerlo en farolillos. Para nosotros es una plaza emblemática, en la que todo el mundo -veterinarios, presidentes, ganaderos...- cuida tremendamente la presentación del toro, a pesar de que ahora se buscan un poquito más fuertes; poquito a poco hay que volver a ese tipo de toro sevillano más bonito y armónico que embestía tan bien”, declara Álvaro Domecq, que continúa: “El encierro tiene buena nota, va abierto de padres y es un recreo para la vista por su morfología y sus capas: hay toros burracos, colorados, castaños, salpicados... Son todos bajos, de buenas hechuras y además, como digo, traen buena reata”.

Poco ha costado reseñar el lote: “Los toros, por sus hechuras, se eligen solos: dicen yo soy para Sevilla o yo soy para Bilbao, para Madrid o para Pamplona. La corrida gusta a todo el mundo y ojalá embista como soñaba mi padre antaño y sueño yo ahora como ganadero”.

Los preparados son: 14-Aguaverde, castaño; 25-Regidor, castaño; 31-Frutero, burraco; 36-Campana, negro; 42-Leído, colorado; 94-Pocosol, colorado salpicado; 97-Deslucido, colorado; y 114-Desganado, burraco. El Cordobés, Padilla y El Fandi les darán lidia y muerte.