miércoles, 25 de febrero de 2015

SEVILLA.-

¿Morante tiene quien le escriba?


Álvaro R. del Moral.- 

La filtración del mensaje de Morante -alcalde mío…- y la explicación que nadie había pedido a la flamante Fusión Internacional por Ia Tauromaquia han marcado un frenético fin de semana en el que Espartaco repartió bofetadas sin manos a los toreros rebelados. 

Definitiva ruptura de hostilidades. El conflicto sevillano sigue prestando titulares y quitando algunas caretas. La verdad es que el asunto empieza a tomar un cariz traumático y ha enfangado por completo las aguas del toreo mientras se sigue aguardando la definitiva presentación de unos carteles que sí obligan a la empresa Pagés a tres premisas fundamentales: valentía, imaginación y altura de miras. La sucesión de acontecimientos -el fin de semana no dio descanso informativo- incluyó la filtración a través del diario El Mundo del mensaje completo enviado por Morante al alcalde de Sevilla. El aire de la misiva, con musiquilla azteca, quita y da razones pero, sobre todo, revela varios trazos fundamentales para ubicar esta nueva espantada. El primero: a los toreros -o eso esgrimen- les olió a cuerno quemado la temprana y cacareada contratación de José María Manzanares propiciada por su apoderado en búsqueda de un efecto llamada que sólo logró andar el camino inverso. La segunda cuestión: Es verdad que Morante -o su escriba- no sugiere a Zoido que propicie la entrada de su señorito pero sí le piden claramente que haga todo lo posible por hacer caer a Valencia y Canorea, demonios particulares del cigarrero y, por ende, del resto de la tropa cabreada. Pero si los cuatro toreros están moscas, la hostelería sevillana –hay que oírles hablar en privado del personal sedicioso- está negra. Y el aficionado, quemado. 

Brindis al Sol. Llegados a este punto, queremos desempolvar ciertas declaraciones, a ver si les suenan… “Nuestra meta es sumar fuerzas para garantizar el futuro de la fiesta”; “sólo se trata de amor por el arte del toreo para que siga existiendo la Fiesta de los Toros”; “tenemos ideas, ilusiones y formas novedosas de entender el toreo. Contamos con los medios para hacerlo…”. Las pronunciaron los tres vértices -asimétricos- de la novísima FIT, esa Fusión Internacional por la Tauromaquia espoleada por capital mexicano y vertebrada en torno a los toreros y plazas que suman Cutiño y Casas. En este caso concreto, cualquier parecido con la realidad y los sucesivos hechos consumados que han llevado a la plaza de la Maestranza a sus horas más bajas es mera coincidencia. Pero lo dejamos ahí. 

Comunicados y exabruptos. Y sí, se trata del mismo grupo que apodera a Morante y también acabó saliendo a la palestra para emitir un largo comunicado en el que se negaba cualquier implicación en el supuesto asalto a la plaza de la Maestranza. Los rumores siguen ahí y la verdad sólo la saben los interesados. En este asunto se sabe poco y posiblemente se calla más. Ahora, y más que nunca, se hace necesaria la comparecencia del resto de los actores de esta película de enredo aunque visto lo visto se antoja que las cosas siempre pueden ir a peor. La propia Maestranza -a la que algunos que quieren colocar en el centro del huracán- acabará teniendo que arrojar un puntito de luz sobre el asunto. Y hablando del Real Cuerpo habría que precisar que en sus muros mandan sus legítimos propietarios. Sí, los caballeros maestrantes. Cada uno en su casa; y Dios en la de todos. Pedir al alcalde que meta baza en una Casa ajena vuelve ser un tiro errado que demuestra el absoluto desconocimiento del medio. Nos vamos: ya saben que Espartaco se ha echado a la espalda el peso del cartel de Resurrección. Esté como esté, supone un gesto de gran figura. Ah, seguro que también lo saben: hay un mensaje recibido por un compañero de prensa que sólo ha servido para retratar al que lo envió, sea quien sea. Que mal se pone esto.

fuente:sevillatoro.es