domingo, 22 de febrero de 2015

SEVILLA.- Espartaco regresa a la plaza de toros de Sevilla 14 años después para darle la alternativa a su paisano Borja Jiménez.

«Tras el Domingo de Resurrección no volveré a vestirme de luces» 

Espartaco, la última tarde que toreó en Sevilla

La noticia adelantada por ABC de Sevilla este sábado se confirmó de manera oficial: Juan Antonio Ruiz «Espartaco» vuelve a torear en la plaza de toros de Sevilla. Será el próximo Domingo de Resurrección, fecha en la que le dará la alternativa a su paisano Borja Jiménez en presencia de José María Manzanares y ante toros de Juan Pedro Domecq. 

Una única corrida en este ciclo de 2015 del maestro de Espartinas, que pisó por última vez el ruedo del coso del Baratillo el 29 de septiembre de 2001 —junto a Ortega Cano y Enrique Ponce— y que en aquel momento se despidió de la afición sevillana. 

Despedida que no retirada. Porque no ha dejado entonces de torear corridas de toros puntuales y especiales y festivales. Pero esta del Domingo de Resurrección sí que será la de su retirada. Se cortará la coleta. Así lo refirió ayer a este periódico. 

«No podía decir que no a la empresa —precisa el torero—. Por muchas connotaciones y por Sevilla sobre todo. Pero te puedo decir que es el esfuerzo más grande que voy a hacer en toda mi carrera». Y tiene muy clara una cosa:«después de Sevilla, de esta corrida del Domingo de Resurrección, no me vuelvo a vestir nunca más de torero». 

«Es un sueño que se ha hecho realidad —abunda Juan Antonio—; uno lo piensa muchas veces pero está convencido de que no va a llegar. Y esta vez sí ha llegado». Vuelve a hablar del grandísimo esfuerzo que supone retornar a su plaza catorce años después. Y lo hará para cortarse la coleta, algo que llevará a cabo, si Dios quiere, su hijo. «Se lo dije en una comida hablando de un festival que se podría haber celebrado en Sevilla. Yo me despedí en septiembre de 2001 y Juan nació ese año en noviembre. No me ha visto torear en Sevilla. Por eso, espero que sea él quien me corte la coleta en un día tan señalado».  

Vuelve para dar la alternativa a un paisano suyo, Borja Jiménez, triunfador el pasado año en este mismo coso. «Me hace mucha ilusión porque tanto Borja como su hermano Javier se han criado en casa. Todo ha podido reunirse para que le dé la alternativa en Sevilla». 

¿Y cómo se lo han tomado los suyos, su familia? «Han intentado convencerme de que no volviese a torear en Sevilla. Mi padre ha sido quien más se ha opuesto. Ahora, con la decisión ya tomada, sé que me va a ayudar en todo, como siempre lo ha hecho». Por el contrario, su madre sí le ha alentado más. «Sabe lo que significa para mí la Real Maestranza y Sevilla y me ha animado».

Responsabilidad 

Es consciente de la responsabilidad que conlleva este paso que acaba de dar. «Si ya cuando entro en la Maestranza como espectador me entra un escalofrío y se me aflojan las piernas, cuando esté de nuevo en la puerta de cuadrillas no sé qué es lo que va a ocurrir. Espero tener las suficientes fuerzas y fuelle para tirar adelante». 

Aunque no duda que «hacer el paseíllo en Sevilla es de la cosas más bonitas que puede hacer un torero. Pero te repito que es el esfuerzo más grande que voy a hacer en toda mi carrera. Yo, después del Domingo de Resurrección, no vuelvo a vestirme más de luces. Eso lo puedes tener muy claro». 

Esta alternativa no será la única. La de Lama de Góngora está prevista para el viernes o el sábado de preferia y se la otorgará, en principio, José María Manzanares ante los toros de Garcigrande. También se doctorará —a falta del anuncio oficial—el extremeño José Garrido. Es posible que los carteles se conozcan la semana que entra. 

fuente:sevilla.abc.es