domingo, 15 de febrero de 2015

La manifestación de Castellón, un éxito de convocatoria 

Miles de personas salen a la calle para defender al toro 


Miles de personas han inundado las calles de la ciudad de Castellón en la manifestación que bajo el lema "Defiende lo nuestro: toro, cultura y tradición" se ha celebrado esta mañana en la capital de la Plana. 

A las 11.15 horas el inmenso pelotón de gentío se ha puesto en marcha desde la plaza de toros. A la cabeza figuraban numerosos representantes del mundo del toro: toreros, empresarios, ganaderos, apoderados, representantes de la afición, de la crítica taurina… todos al grito de "¡Toros sí!" en un paseo por el centro de la ciudad repleto de pancartas y banderas con lemas taurinos y amenizado por la tradicional dolçaina y tabalet y dos muñecos gigantes con forma de toro. 

Entre los presentes se encontraban los toreros Vicente Ruiz "El Soro", Rubén Pinar, Cristian Climent, Javier Vázquez, Jaime Ruiz "Soro", Manolo Sales, Paco Ramos, Jorge Expósito, Varea, Abel Valls, Víctor Manuel Blázquez…; los empresarios Santiago López, Tomás Entero, Juan Miguel Torres, Roberto y Rubén Espinosa, Jorge Arellano -presidente de ASOJET-, Alberto Ramírez…; los ganaderos Victorino Martín, Antonio Bañuelos, Manuel Ángel Millares, Daniel Ramos, Carlos Núñez -presidente de la UCTL-…; representantes de la crítica taurina como Manolo Molés o nuestro director, José Luis Benlloch; de la cultura como el pintor y escultor Ripollés; del deporte como el piloto de motociclismo Álex Debón; y de la afición, caso de Modesto Martínez, presidente de la Federación de Peñas Taurinas de Bous al Carrer, o Celso Ortega, matador de toros y representante de las peñas taurinas de El Puerto de Santa María. 

Se ha tratado de una marcha cívica, respetuosa, pacífica, que ha sido cubierta por numerosos medios de comunicación tanto de ámbito nacional como regional. 

La mejor prueba del éxito de convocatoria es que la policía, ante la masiva afluencia de asistentes, se ha visto obligada a cambiar el recorrido puesto que la cabecera de la manifestación estaba a punto de fusionarse con la cola de gente que aún no había podido salir del punto de partida, la plaza de toros.