jueves, 29 de enero de 2015

ENTREVISTA.-


Ponce: "Ya me planteo la retirada: la veo cerca"


Enlace permanente de imagen incrustada

Enrique Ponce, a sus veinticinco tacos con el chispeante mayor, se siente todavía como aquel niño que debutara en Castellón la temporada del 88. Lo ha recordado esta mañana en FITUR, donde se ha presentado ante la prensa lo que será la corrida de su cuarto de siglo en plena Magdalena. Irá vestido de goyesco, y aunque no ha querido adelantar el color, se intuye que el blanco con que un día trenzara por vez primera el paseo de los valientes enamorará en pleno marzo a la capital del Mediterráneo. 

"Es una Feria muy especial la de este año. En principio era la idea de hacerla con ese cariz de homenaje hacia mi persona, en el año que cumplo veinticinco de alternativa, justo el 16 de marzo. Además con el aliciente de que es una corrida goyesca. Hay muchas buenas ideas que hacen que esta corrida vaya a tener un aliciente y un cariz especial. Para mí tiene mucha importancia por ser el año que es, y que aunque es mi temporada numero veintiséis, este es el aniversario de alternativa. Esta muy cerquita Castellón de esa fecha, y es muy especial para mí porque debuté con picadores en el 88 en esta feria, y si el día de la alternativa es algo de lo que un torero se siente orgulloso, el del debut también tiene su calado en su carrera", afirmaba esta mañana el diestro valenciano. 

Se le notaba cierta nostalgia al hablar de Castellón, de su plaza, de su gente y, sobre todo, del pasado de La Magdalena. Aquel chavalín de Chiva que soñaba con ser torero se hizo mayor en Valencia, pero en Castellón dio el paso previo a su bautizo torero. "Vamos muy unidos y el año pasado no pude ir pro la gran cornada en Valencia. Este año vuelvo con muchísima ilusión. Entonces tenía 16 años, era mi debut con picadores y en una feria tan importante como Castellón se dio fenomenal. Tengo un recuerdo precioso de ese día, en el que aparecí de repente. Son cosas que no se olvidan, son tardes que se tiene con un cariño especial". 

Lleva un cuarto de siglo como torero y, tarde tras tarde, y en la vista del aficionado de a pie, no parece que pase el tiempo. Tiene Ponce la pócima secreta de la eterna juventud. Asiente. "Estoy en un momento extraordinario como torero, y ese es el motivo principal por el cual sigo toreando. Me planteo la retirada, la veo cerca y llevo unos años viendo que puedo ser. Me encuentro con la ilusión, con el afán de superación y físicamente me encuentro bien, pero eso hace que yo no sepa hasta cuando voy a estar. En estos momentos arrancamos una temporada más y la afronto con más ilusión si cabe que cualquier otra anterior. Soy consciente que tengo mucho que dar. Si yo me viera estancado, sin ganas de mejorar, me quedaría en casa. Creo que siempre he tenido la cabeza fría y los pies en el suelo y creo que estoy en el mejor momento de mi vida. Estoy toreando mejor que nunca y sintiendo el toreo de una forma más profunda de lo que lo he podido sentir hace diez años. El toreo tiene esa magia y ese encanto y goza de una solera que solamente le tiempo te puede dar, y eso en el mundo del toro es algo importantísimo y es algo único. En muy pocas profesiones si es esta bien y se trata de mejorar con el tiempo puedes ser mejor. Me encuentro muy bien." 

Sigue asumiendo retos importantes en su carrera, a pesar de no terne la necesidad de hacerlo por la condición de figura indiscutible del toreo y torero de la historia. Pero lo ha ce por el compromiso que le exige su condición profesional. "Siempre lo he hecho y eso no me viene grande. Ha sido algo que me ha marcado mi trayectoria como torero ,sabiendo los retos, asumiéndolos y sabiendo el lugar que ocupas en esto. Una figura del toreo lo es porque lo es, y lo es porque tiene que asumir retos y responsabilidades y tiene que estar ahí. No se puede ser figura del toreo sin estar. Eso es algo que siempre lo he llevado. Este año lo afronto también dentro de la responsabilidad que voy a tener. Después de veinticinco años creo que me puedo permitir ciertos lujos y puedo decir que no quiero algo porque no me apetece. En estos momentos voy a estar en las ferias más importantes". 

Viene de México, de cuajar un gran toro en Insurgentes y de ser respetado por aficiones como Querétaro o León. Lo quieren al otro lado del charco. Se le nota. "Vengo con mucha moral. Me he encontrado muy bien tanto allí como en Lima y eso siempre es importante para arrancar temporada".