sábado, 15 de diciembre de 2012

AVANCE NOTICIAS FERIA DE FALLAS.- Presencia de figuras y Miura, principal novedad ganadera del ciclo fallero.


El Juli, ausente en Fallas, estará en la
Feria de Julio



La primera noticia negativa en la confección de los carteles falleros es que Juli, por segundo año consecutivo, no estará en Valencia. La positiva es que el apoderado del propio torero madrileño ha confirmado al empresario Simón Casas que sí estará en la Feria de Julio.


La diferencia respecto al año pasado es sustancial, en la edición fallera de 2012 la ausencia de Juli fue uno de los múltiples daños colaterales que generó el posicionamiento de las figuras frente a las cámaras de Canal Plus, cuando un grupo de diez toreros exigieron tener más implicación en las negociaciones de sus derechos de imagen y los empresarios les resistieron el envite. Este año, con las diferencias con la empresa ya resueltas -no se sabe si tanto con el Plus- Juli no estará en Fallas porque según han hecho trascender sus allegados no quiere iniciar de forma continuada la temporada en España hasta el mes de julio, aunque es probable que sí toree una corrida en Olivenza a principios de marzo.


La decisión de Juli ha levantado un gran revuelo por cuanto además de la ausencia fallera, supone que no hará el paseíllo ni en Sevilla ni en Madrid, donde directamente no ha aceptado ni siquiera negociar en lo que se entiende como una prolongación de su contencioso con aquella empresa.


«En Valencia, por Fallas, estarán todas las figuras del momento que quieran torear. A las que no estén toreando en ese momento como es el caso de Juli, es imposible contratarles», ha asegurado a LAS PROVINCIAS Simón Casas, que ha añadido que el aliciente del abono, que quiere tenerlo cerrado apenas pasen las fiestas navideñas, tendrá el argumento de anunciar a todas las figuras y una amplia diversidad de encastes en las ganaderías que tanto reclaman los aficionados.


Otra de las ausencias más significadas del año anterior en Valencia, por los mismos motivos que Juli, fue Miguel Ángel Perera, con el que los próximos días se iniciarán negociaciones. Dadas las manifestaciones y la predisposición manifestada por ambas partes, todo hace pensar que Perera, cuya última presencia en Valencia con los toros de Capea fue triunfal, esta vez sí estará en la feria.


En cuanto a las ganaderías el cartel está prácticamente cerrado. «Están apalabradas corridas de Adolfo Martín, Alcurrucén, Fuente Ymbro y Miura que será la gran novedad en el abono, lo que supone una representación de prácticamente todos los encastes del momento y darán cuerpo a la idea torista de la feria que no queremos abandonar», ha asegurado Casas. Cabe la posibilidad también de que entre una corrida de Capea, lo que supondría añadir el encaste Murube, que con las ganaderías del grupo Domecq que exigen las figuras, es decir los Garcigrande, Victoriano, Juan Pedro, Jandilla o Cuvillo -en plan previsor hay más vistas de las que se lidiarán- completarían el abono que seguirá siendo de ocho corridas de toros en Fallas y una por mayo, además de una de rejones y tres novilladas.


El empresario manifestó como prioritario que en Fallas estén todas las figuras «en unos muy buenos carteles, los mejores con las que quieran torear». Ante la posibilidad de que programase alguno de esos carteles llamados acontecimientos que tan de moda están y que él mismo ha logrado en otras ocasiones, dijo. «En Fallas es prácticamente imposible, hay que elegir entre que estén todas las figuras u organizar algo especial que siempre provocaría el disgusto y la ausencia de los que no participasen en el acontecimiento y hemos elegido que en la feria estén todos».


No descartó en cambio que en Julio sí haya acontecimientos especiales y señaló a Juli, con el que tiene un compromiso verbal e incluso pensada la corrida que estoquearía. «Las grandes bazas hay que reservarlas para la Feria de Julio si la queremos salvar y yo creo que vale la pena. Ya tengo en la cabeza una programación excepcional», dijo sin querer dar más detalles ni nombres sobre sus planes.


Otra de las incógnitas que giraban en torno a la plaza y a la temporada, la posible reducción del número de festejos que redundaría en una reducción del costo de los abonos, está descartada por cuanto en el departamento jurídico de Diputación, al parecer, consideran imposible una modificación de las condiciones del pliego vigente.


En ese sentido no quiso manifestarse Casas, quien sí aseguró que los contratos actuales de prácticamente todas plazas de España, no coinciden con la realidad económica y social del momento lo que obliga a los empresarios a un gran esfuerzo económico y de imaginación. «En estos momentos los financieros de la Fiesta somos los empresarios», acabó.


La confección de Castellón va prácticamente a la par de Valencia, el diseño ganadero cerrado, unos cuantos nombres que se dan por fijos y la esperanza de que si Juli finalmente torea en Olivenza, dada la proximidad de fechas decida torear también en la capital de La Plana. Ya ven, las figuras mandan. En otras ocasiones mandan los empresarios. Y casi nunca los aficionados.

Fuente:lasprovincias.es