viernes, 16 de noviembre de 2012

CAMPO. Un francés se hace con hierro y ganado.


La ganadería de Concha y Sierra emigra a Francia

foto:Arjona


La mítica ganadería de Concha y Sierra viaja a tierras francesas. Sus hasta ahora propietarios, los hermanos García Palacios, han vendido la totalidad de reses junto con los derechos del hierro al francés Jean Luc Coutueier, que trasladará la vacada a la zona ganadera de Arles, en plena Camarga.

Mundotoro se ha puesto en contacto con la familia García Palacios, que ha explicado los motivos que han llevado a desprenderse la ganadería: 'La situación del sector obliga a reducir cabezas y dos ganaderías con 100 cabezas cada una no resultan rentables. Por eso hemos decidido apostar por una de ellas, en este caso Albarreal, que es la que más salida ofrece en el mercado'.

Los hermanos José Luis y Guillermo García Palacios llevan dos décadas al frente de la vacada, y estaban en la actualidad recogiendo el fruto al empeño de todo este tiempo 'No es una situación fácil, hemos apostado mucho por lo de Concha y Sierra, pero la realidad es la que es. Creemos la vacada está en un momento bueno, se pudo comprobar en la novillada de Madrid y lo hemos visto en los últimos tentaderos. Pensamos que en Francia va a tener un buen mercado y que la ganadería y el encaste allí van a tener continuidad'.

Eso sí, la familia se ha quedado con un lote de machos compuesto por dos novilladas y una corrida de toros, que son los animales que tienen previsto lidiar durante la próxima temporada. Las madres, sementales y becerros y erales partirán al país vecino en fechas próximas.

La ganadería de Concha y Sierra matiene en pureza la Casta Vazqueña como auténtica joya genética. Su historia se remonta al Siglo XIX cuando don Fernando de la Concha y Sierra, con reses de Taviel de Andrade y de Castrillón, formó una ganadería que alcanzó su máximo apogeo en plena Edad de Oro, en manos de su viuda doña Celsa Fontfrede. Famosa es la faena de Belmonte al toro 'Barbero' de esta casa, el 21 de julio de 1917 en la plaza de Las Ventas, considerada por muchos la mejor obra del genio trianero.

Desde entonces varios han sido los propietarios de este histórico hierro, que pasó de Juan de Dios Pareja Obregón a José Luis Martín Berrocal, quien la vendió a una sociedad norteamericana denominada King Ranch. Miguel Báez Espuny 'Litri' trató de recuperar su prestigio en los años 80 antes de que la adquirieran sus hasta ahora propietarios, que con gran esfuerzo consiguieron volver a lidiar sus productos en plazas de renombre, fundamentalmente en corridas concurso y novilladas picadas, como la lidiada el pasado mes de septiembre en la plaza de Las Ventas.