viernes, 19 de diciembre de 2014

SEVILLA.-

El toreo toma fuerzas en Sevilla para afrontar el futuro.


La convocatoria de la Unión de Criadores de Toros de Lidia (UCTL) en Sevilla fue todo un éxito. La Real Venta de Antequera de Sevilla recuperó de nuevo su pasado esplendor y fue el centro del toreo. 

El presidente de la UCTL, Carlos Núñez, lo dijo con entusiasmo: “Ha sido un éxito porque han acudido más de doscientos profesionales del sector y eso es para estar satisfechos”. A los asistentes se les entregó un documento, el Análisis DAFO: Debilidades, amenazas, fortaleza y oportunidades. De las propuestas recogidas en este cónclave se hará un informe y las comisiones nombradas se pondrán a trabajar, “todo ello encaminado a buscar soluciones equilibradas que no dañen a ningún sector”. 

Para el presidente no había nada por lo que mostrarse contrariados, ni siquiera por los ausentes. “Mucha gente del toro no ha podido venir. Es cierto que hay ausencia, pero a mi me interesan los que han acudido a esta cita. Hace mucho tiempo que no se podía ver a tantos profesionales juntos. Es de agradecer a profesionales ya retirados, como Curro Romero, El Viti, Espartaco, Paco Ojeda, Tomás Campuzano, Curro Durán y otros, que hayan venido, porque así han demostrado su amor por la Fiesta”. 

Las intervenciones, previamente organizadas, estuvieron orientadas a buscar soluciones a los problemas de la Fiesta. Carlos Núñez justificó la ausencia de balance en la premura del tiempo: ‘No es posible presentar aún conclusiones definitivas. Se han presentado 14 propuestas, la gran mayoría de las propuestas han ido dirigidas a los temas que a todos nos preocupan. En primer lugar a la necesidad de vertebrar el sector; segundo, a la necesidad de acoplar los costes de producción y la estructura del espectáculo a la realidad actual; finalmente, ha habido coincidencia en la necesidad de desarrollar una correcta comunicación del sector para hacerlo llegar a la sociedad que no conoce la Tauromaquia” 

El presidente insistía en su satisfacción, “porque estamos hoy mucho mejor que ayer. Solo porque se hayan reunido tantos profesionales y haya habido un debate serio y ordenado es un paso muy positivo”. Y añadía en su euforia: “Nos tomaremos el tiempo necesario para preparar y equilibrar las propuestas. Lo de hoy es un impulso que debe servir para coger carrerilla y seguir trabajando en temas más concretos para avanzar”. 

No hubo declaraciones concretas. El aficionado no observará cambios en la Fiesta en la próxima temporada, pero adelantó que “se está elaborando un nuevo Reglamento, que este sector apoya, que sería nacional, pero existe un compromiso serio por parte de las comunidades de que si rediseñamos reformas buenas para el toreo en uno nacional, obviamente las que disponen de uno propio para recoger todo lo sea para el beneficio del espectáculo. Eso tiene un plazo y hay que trabajar. Debe estar presto antes de que finalice esta legislatura actual”. 

Se anunciaron futuras reuniones, ahora ya con la prensa en el interior, porque como dijo Fernando Bautista, “la prensa es una parte de la profesión, sobre todo si hablamos de que es fundamental cambiar la política de comunicación”. 

Se le preguntó por la falta de representación de los aficionados en esta gran asamblea del toreo. Ahora Carlos Núñez, que seguro estaba advertido, fue contundente: “Todo lo que estamos hablando, todas estas inquietudes está encaminadas a favorecer al público. El interés colectivo de esta reunión ha sido el público. Trabajamos para el público. Queremos revisar la normativa y hacer un espectáculo más interesante para el público. Todo esto es para ellos. Este rediseño tiene como objetivo que lo disfrute el público. También debe ser bueno para quienes no van a la plaza. Hay que revisar los costes para que tanto el público habitual como los muchos españoles que no acuden a las plazas pueden acudir sin que el precio sea un problema”. 

Dicho lo cual se levantó la mesa. Fuera, copa en mano, seguían los corrillos. Casi todos hablaban con ilusión del futuro. “Las cosas no están bien, de momento no ha cambiado nada, pero ahora ya sabemos que un proyecto para mejorar lo que está mal. Es la esperanza de todos”. Lo decía un ganadero veterano cuyo nombre queda en limbo.

fuente:sevillatoro.es