miércoles, 24 de diciembre de 2014

Qué fue de ...

Luis de Pauloba

Luis de Pauloba

'Para el mundo del toro, he dejado constancia de mi toreo'. Luis de Pauloba es consciente de la impronta que ha dejado patente en los ruedos. A pesar de ser un torero de cortas temporadas, en lo que al número de corridas se refiere, Madrid y Barcelona siempre tenían un sitio en sus carteles para su toreo. 'Madrid y Barcelona fueron claves para ver si podía ser figura del toreo'. Un torero acreedor de su buen concepto, que no terminaba de rematar las faena por culpa de los aceros. 

'Como torero he disfrutado mucho. He cuajado toros importantes pero no los mataba. Como aquella tarde de 1995 con la ganadería de Murteira en Madrid u otras tardes importantes en Barcelona. La espada era mi punto débil'. Reconoce que su carrera no fue precisamente un camino de flores, ya que se vio las caras con corridas de las denominadas duras. En una ocasión llegó a decir: 'Siempre me echan a los leones'. A lo que argumenta: 'No me hartaré de decirlo. Nunca me lo pusieron fácil. Tomé la alternativa en Sevilla con un lote de Conde de la Maza y la confirmé en Madrid con una corrida de Dolores Aguirre. Para mi concepto del toreo no me dejaba expresarme'. 

La última vez que se enfundó el oro fue el 15 de agosto de 2008 en la Real Maestranza de Sevilla, alternando junto a Fernández Pineda y César Girón con toros de Conde de la Maza. Luis de Pauloba explica cómo tomó la decisión: 'A partir de ahí me propusieron ser Director Artístico de la Escuela Taurina de Sevilla y me decidí por ello'. En cuanto a la posibilidad de volver a hacer el paseíllo, sostiene: 'Viendo a Lama de Góngora o a otros chavales me entran muchas ganas de volver, pero lo pienso bien y ahora hay toreros extraordinarios. Aunque algún festival no me importaría'. 

Luis de Pauloba se muestra ilusionado en su faceta como Director Artístico de la Escuela de Sevilla: 'Es muy bonito. Me recuerdo a mi mismo cuando empezaba. Los intento imponer el toreo grande, el que llena al aficionado. Además, todos los días aprendo de ellos'. Asegura que hay alumnos que pueden decir cosas dentro del toreo. Entre los alumnos con mayor proyección, incide en 'Lama de Góngora; Rafael Serna, que tiene mucha facilidad; o Emilio Silvera, que va a hacer cosas imporantes y va a encajar porque tiene personalidad y no se parece a nadie'. 

DESDE LOS INICIOS A LA ALTERNATIVA, PASANDO POR EL TRÁGICO PERCANCE. 

Luis de Pauloba se presentó en público en el municipio toledano de Añover de Tajo en el año 1987 y debutó con picadores en Aznalcóllar, su localidad natal, en 1989. Luis explica cómo fueron sus inicios: 'Fueron como los de todos los novilleros de aquella época. Entrenábamos y hacíamos campo'. En aquellos años se fraguó una de las hornadas de novilleros más sonadas de la historia de la Tauromaquia. 'Fue una etapa bonita y dura a la vez. Estabán novilleros que empujaban fuerte como Finito de Córdoba, Jesulín de Ubrique, Chamaco, Chiquilín, Sánchez Mejías... También coincidí con El Niño de Leganés, Luis Miguel Encabo, Miguel Rodríguez...'. 

El Domingo de Resurreción de 1991, Luis de Pauloba fue herido de gravedad en la plaza de toros de Cuenca. Un novillo le cogió haciéndole perder el ojo izquierdo y causándole importantes destrozos en la boca y la tráquea. Así explica el torero el trágico momento que sufrió: 'Para mí fue como un accidente. Fue de las cornadas más graves que se recuerda en la historia del toreo'. Además, tuvo un proceso de rehabilitación que acusó con extrema dureza: 'No podía hablar. No podía comer. Además, de lo del ojo. Tuve que aprender de nuevo a hablar y me costó bastante'. 

Fueron las ganas de volver a ponerse delante de un novillo las que le hicieron armarse de fuerza y romper todos los esquemas de la rehabilitación. Luis de Pauloba volvió a los ruedos en tan solo dos meses y medio: 'Reaparecí en Huelva el 1 de agosto. Era consciente de que aquel año tenía sesenta novilladas firmadas y tenía que volver. Al final, con el percance toree menos'. 

El 21 de abril de 1993, se doctoró en la Maestranza de Sevilla con Manolo Cortés como padrino y en labores de testigo Curro Durán. 'Fue una tarde bonita. Mis compañeros de cartel no eran los más conocidos, pero son toreros a los que admiro'. Aquella tarde fue clave para que el nombre de Luis de Pauloba tomara fuerza. 'Hubiera cortado dos orejas de haberlo matado bien. A partir de ahí, con lo de la cornada y la alternativa, la gente empezó a verme como torero'. 

BIOGRAFÍA TAURINA 

Luis Ortiz Valladares, artísticamente llamado Luis de Pauloba, nació en la localidad sevillana de Aznalcóllar el 10 de noviembre del 1971. Debutó en público el 27 de abril de 1987 en la plaza toledana de Añover de Tajo. Casi dos años después, el 19 de marzo de 1989 se presentó con picadores en su localidad natal, actuando junto a Juan Luis Vera y Juan José Galante con novillos de Isabel Sánchez de Alva y Merencio. La primera vez que hizo el paseíllo en Las Ventas fue el 10 de junio de 1990, en un cartel compuesto por Miguel Rodríguez y Cristo González y novillos de Palomo Linares. 

En la temporada 1991, el Domingo de Resurrección fue herido de gravedad en la plaza de toros de Cuenca. Sufrió importantes destrozos en la boca y perdió el ojo izquierdo. Tras un intensivo proceso de recuperación Luis de Pauloba reapareció en Huelva el 1 de agosto de ese mismo año. Tomó la alternativa en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, con Manolo Cortés como padrino y en labores de testigo Curro Durán, el 21 de abril de 1993. El toro del doctorado fue del hierro de Conde de la Maza y llevó por nombre 'Cuartelario'. Ese mismo año confirmó en Las Ventas y alternó con Manolo Cortés y Miguel Rodríguez con un encierro de Dolores Aguirre Ybarra. 

La campaña de 1994 toreó 33 corridas de toros, siendo la temporada que más veces actuó. A partir de ahí, las campañas de Luis de Pauloba no fueron muy extensas en cuanto a número de corridas pero si en cuanto a la importancia de sus compromisos; pues siempre cumplía con nota en Madrid y Barcelona. La última vez que se vistió de luces fue el 15 de agosto en Sevilla de 2008, compartiendo terna con Fernández Pineda y César Girón con un encierro de Conde de la Maza. Actualmente, es Director Artístico de la Escuela de Sevilla. 

fuente:mundotoro.com


Foto con el maestro