miércoles, 17 de diciembre de 2014

NOTICIAS.-Sevilla 

¿Someterá Canorea (y el dinero) a las cinco figuras? 



"...Un año después, nada ha cambiado. Los maestrantes, anquilosados en un inmovilismo caduco e impropio del siglo XXI, mantienen a la empresa Pagés. Los toreros lanzaron un mensaje claro: "No volveremos a torear en Sevilla bajo la contratación de la misma empresa"... Ahora la confusión es protagonista en Sevilla. Algunos señalan que los toreros ya no están unidos y cada uno tomará su decisión..." 

Francisco Mateos.- 

Los cinco toeros más representativos del escalafón (Morante, El Juli, Manzanares, Talavante y Perera) se unieron hace un año en un comunicado conjunto para exigir un cambio al frente de la plaza de la Maestranza para poder volver a torear en este coso. Denunciaban las continuadas faltas de respeto como toreros de los actuales empresarios, Eduardo Canorea y Ramón Valencia. Posteriormente, algunos de ellos como Juli o Perera, emitieron otros comunicados individuales muy duros con datos concretos de esas faltas de respeto. 

Un año después, nada ha cambiado. Los maestrantes, anquilosados en un inmovilismo caduco e impropio del siglo XXI, mantienen a la empresa Pagés (casi 80 años continuados en la plaza sevillana). Los toreros lanzaron un mensaje claro: "No volveremos a torear en Sevilla bajo la contratación de la misma empresa". 

Un sector señaló que los toreros, en realidad, buscaban amarrar sus dineros, su caché, con una medida de fuerza en época de crisis. Otros -entre los que me encuentro- creimos las razones de los toreros con los datos demostrados y que en ningún caso fueron rebatidos por los empresarios de la Maestranza, que tampoco pidieron perdón por esas formas empleadas con las figuras en los últimos años. Entendía que la postura de los toreros, aunque dura, era un mal necesario para devolver cordura, talante y formas a la plaza de Sevilla. Desde hace varios años la desbandada de aficionados es imparable, tocando fondo en el hundimiento de la plaza esta pasada campaña. 

Ahora la confusión es protagonista en Sevilla. Algunos señalan que los toreros ya no están unidos y cada uno tomará su decisión. Se da por segura en ciertos sectores la contratación de Manzanares. Deberá explicar Manzanares por qué ahora sí, y hace un año, no; no tiene sentido, salvo que como algunos señalaban se trataba sólo de una cuestión de pasta, y tras un año de presión, ahora mantiene intacto su caché monetario este año y el próximo... 

Manzanares siempre apareció como el torero más 'débil' de decisión de los cinco, mientras que El Juli aparecía como el más fuerte; incluso muchos le señalaban como inductor de la decisión. Ahora, un año después, algunos ya aseguran que está a punto de cerrar su participación en la Feria de Abril, incluyendo la corrida de Miura. Sería sorprendente y, personalmente, ni lo entendería ni encontraría razón... salvo la pasta. El Juli ha sido, junto a Perera, el más duro y firme en la decisión tomada hace un año... y al año, sin cambio ni disculpa alguna de la empresa, ¿va a torear contratado por quienes les ha faltado el respeto tanto? Muchas explicaciones deberá dar Juli, si fuera así, y ninguna convincente. Podrá esgrimir que no se le puede hacer más daño a Sevilla, pero lo tendría que haber pensado hace un año, y no ahora. Si vuelve este año, ni habrá logrado poner orden al frente de la plaza, ni ganar respeto, y sólo habrá logrado el quebranto de abonados en un año... para nada. A veces es lógico que para evitar un mal mayor, sean necesarias medidas dolorosas. Y si para propiciar un cambio al frente de la gestión de la plaza es necesaria la medida de fuerza que tomaron, que la comparto, hay que hacerlo con todas las consecuencias y ser fiel a la palabra dada como torero. Incumplir su palabra sería haber puesto precio a la misma... 

De los otros tres toreros hay versiones confusas. Miguel Ángel Perera, por sus recientes declaraciones ("todo sigue igual y a mí no me taparán la boca con dinero", misil directo a algunos de sus compañeros), lo tiene muy claro y además son de los toreros que van hasta el final con su palabra; nada de cambios de opinión a cambio de dinero. Perera ha dicho lo que es evidente: hace un año tomamos una decisión, nada ha cambiado en la plaza y la decisión sigue siendo la misma; en su caso, está claro. Un tío que se viste de torero y de calle por los pies. De Talavante no está clara su postura, pero pudiera mantener su palabra. 

¿Y Morante? En sus recientes declaraciones televisivas mantenía clara su postura, coherente con la tomada hace un año, aunque dejaba alguna rendija abierta pero con exigencias; entre ellas, que Canorea les pida perdón públicamente a los toreros, algo que parece muy lejano a lo posible. Morante ha vuelto a ser duro con Canorea-Valencia con argumentos y su concurrencia a la Maestranza parece remota y parece que será fiel a la palabra dada. 

Así, el único torero de los cinco que parece claro que incumplirá su palabra será Manzanares. Sería sorprendente que también traicionara su palabra El Juli, pero algunos señalan que dará conformidad a ser contratado por el 'irrespetuoso' Canorea, según el madrileño. Está claro que la empresa de Sevilla no iba a querer ni poder soportar el regreso de los cinco (y sus cachés) de golpe. Aun si regresaran los dos toreros incumplidores, ¿sería suficiente la contratación de Manzanares y Juli para levantar la Feria de Abril? Está claro que no.

fuente:sevillataurina.com