lunes, 29 de diciembre de 2014

ENTREVISTA.- Debut como ganadero en Pamplona.

JOSELITO: "SIENTO ILUSIÓN Y REPONSABIILDAD POR DEBUTAR EN PAMPLONA COMO GANADERO"


Al ganadero José Miguel Arroyo, conocido en sus tiempos de matador de toros como Joselito, ha comenzado la cuenta atrás para el debut de sus toros en la feria de San Fermín, una fecha a la que mira esperanzado. “Me hace mucha ilusión presentarme en Pamplona como ganadero. No hay que olvidar que se trata de la feria del toro por antonomasia. Pero también supone este debut mucha responsabilidad. La Casa de Misericordia ya había estado dos veces viendo mis toros. Y ahora, la tercera, ha sido la vencida. Espero tener suerte e ir así, poco a poco, consolidándome en Pamplona”, explicó ayer. 

Los toros de este madrileño de 45 años descansan en la finca San Juan de Piedrasalbas, en la localidad cacereña de Trujillo. Los marcados con números impares lucen el hierro de Ganadería del Tajo y los números pares, el de Ganadería La Reina; pero todos son de la misma procedencia: Juan Pedro Domecq y Carlos Núñez. Como él mismo indicó, a Pamplona llegarán astados de los dos hierros, reses que ya tiene separadas. “He apartado diez toros de los dos hierros, todos generosos de cara. Respecto a sus capas, hay castaños, negros y colorados”, aseguró. 

El encierro, acto cultural 

Todavía se desconoce la fecha en la que se lidiarán estos toros, pero lo que sí es seguro es protagonizarán uno de los ocho encierros matinales, tradición que elogió ayer. “El encierro de San Fermín es un acto cultural que se desarrolla durante las fiestas y, como cultura, hay que impulsarlo. Se trata de una costumbre que fomenta la Fiesta y la afición”, indicó el ahora criador de bravo. 

Como ganadero, también lo consideró positivo para los toros. “No me disgusta. Al contrario, porque allí, en Pamplona, se hace bien. Además, dicen que quita el estrés a los toros. No sé cómo se comportarán los míos. Supongo que el toro de poca raza busca la salida y el bravo rompe hacia adelante. Habrá que ver”. 

Por último, afirmó que nunca había corrido en un encierro pero que el año que viene sí quería estar presente en el de los suyos, pero no corriendo delante de ellos sino detrás. “No lo he corrida nunca por miedo. Siempre he pensado que si corría, entre tantos cientos de personas, si un toro cogía a alguien me iba a tocar a mí. Ahora bien, este año me gustaría, si me dejan, ir detrás de la manada como pastor. Eso, sí. De hecho, tengo en mi casa el polo verde de los pastores de Pamplona”, concluyó Josélito.

fuente:torosennavarra.com