sábado, 10 de mayo de 2014

VALENCIA.- Resumen corrida de la Virgen. 


Ureña , lo mejor de la tarde en Valencia



Valencia, sábado 10 de mayo de 2014. Festejo en honor a la Virgen de los Desamparados. Un tercio de entrada. Toros de Lagunajanda (2º, 4º y 5º, cinqueños), bien presentados. Desiguales de hechuras. 3º muy estrecho el toro. Deslucidos y de poco juego en conjunto. La corrida en lineas generales estuvo mal picada. Se dejaron algo más 4º y 5º. Alberto Aguilar tuvo pocas opciones,en su primero el toro desarrollo sentido por ambos pitones, una prenda. En el cuarto, un toro con un buen tranco, que peleó bien en varas y se le dio duro sin medida en el caballo, llegó a la muleta humillando pero costándole desplazar su voluminosa anatomía. Silencio en ambos; David Mora, le toco el que mas se dejo del encierro el 5º , faena larga que no dijo nada, estando colocado en la faena de muleta muy al hilo del piton. Palmas y ovación tras aviso; y Paco Ureña, yo personalmente fui haber a este torero y fue una grata sorpresa ver la firmeza del torero toda la tarde, en el tercero de la tarde se invento la faena, se puso muy de verdad como si fuese un toro bueno, muy bien colocado dándole siempre el pecho, con la pata pa lante y cruzado al pitón contrario, le saco los mejores muletazos de la tarde, se tiro de verdad quedándose en la cara del toro estocada un poco caída. Gran petición de oreja que no el presidente no concede, eligiéndose en el gran protagonista de la tarde. En el sexto de la tarde no tuvo opción ante un toro reservon que termino por rajarse, aun así lo empalo y se lo echo al lomo sin tener ninguna consecuencia el percance.  Vuelta al ruedo tras petición y aviso y silencio tras aviso. Destacó picando al cuarto Carlos Sánchez Morán. Y una de las ovaciones de la tarde se la llevo un monosabio, tras el derribo del picador en el tercio de varas y una vez levantado el caballo, el toro arranco como una exhalación desde el burladero de la segunda suerte sin hacer caso alguno a los capotes hacia el caballo de picar, sin estar montado el picador fue el único que se quedo junto al caballo sin soltarlo. Al término del paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria de Francisco Barrios "El Turia", fallecido recientemente.