lunes, 11 de febrero de 2013

AUTLÁN.- Festejo con detalles de gran toreo.

 Cumbre de Morante




 
Morante de la Puebla cortó la única oreja de la tarde en Autlán, tras una buena faena al quinto. Era la tarde en la que Rodolfo Rodríguez 'El Pana' se despidió de la afición jalisciense, con dos vueltas al ruedo de verdadero clamor. El veterano diestro mexicano dejó detalles de su genio. Completaba el cartel Alejandro Amaya, que mostró buenas cosas pero no anduvo fino con la espada.

Con un lote que le exigió mucho, Morante de la Puebla paseó la oreja del quinto, tras una faena de corte artístico, en la que combinó su toreo precioso y de mano baja con adornos de mucha inspiración. Tenía las dos orejas, pero un pinchazo hizo que fuera premiado con una oreja. Una tarde en la que el sevillano bordó el toreo de capa y también logró pasajes de calidad con su primero, del que hubiera paseado otra oreja de no haber pinchado.

El Pana mostró su personal estilo durante toda la tarde: dejó muestra de su toreo artístico con el primero, sobre todo en trincherazos y muletazos sueltos, pero pinchó. Se despidió de la afición de Autlán con otra faena plagada de detalles bellos que no fueron suficiente para redondear. Aún así, los tendidos quisieron que diese dos vueltas al ruedo.

Alejandro Amaya lidió en primer lugar con un sobrero al que muleteó con mucha elegancia y no acertó a estoquear. Algo similar ocurrió en el sexto, pues tras una faena de temple y profundidad, la espada lo emborronó todo de nuevo.

Plaza de toros de Autlán de la Grana. Casi lleno. Toros de Carranco, de juego variado. El Pana, que se despedía de Autlán, silencio y dos vueltas al ruedo; Morante de la Puebla, palmas y oreja y Alejandro Amaya, palmas y palmas.


fuente:mundotoro.com