sábado, 24 de octubre de 2015

LA VOZ DEL ABONADO.- "Nada mejor que para complementar su anuncio de volver a Sevilla, lance el guante a quien quiera recogerlo de anunciarse con ganaderías encastadas, con el toro imprevisible que a veces se torea con plasticidad y en otras ocasiones se lidia con los pies y las muñecas, de buscar competencias con esos toreros jóvenes que vienen arreando fuerte...

 Morante en Sevilla

Resultado de imagen de morante de la puebla

Los aficionados hemos recibido con satisfacción el anuncio de Morante sobre su intención de torear cinco tarde en Sevilla el próximo año. En las dos últimas temporadas que los llamados G-5 no quisiron venir a Sevilla, exvepción de Manzanares esta temporada, se han producido acontecimientos dignos de ser tenidos en cuenta y que en cierto modo son protagonistas directos o indirectos los toreros del G-5. 

Es evidente que la Fiesta atraviesa malos momentos. Recibe 'golpes' de los políticos, antitaurinos, progres de nuevo cuño, ecologistas,... todo ello con soporte económico oscuro de dentro y fuera de España. 

Los que tenemos algunos años y nos han salido los dientes en plazas de toros, no entendemos cómo los taurinos no se dan cuenta de la realidad de las cosas. Dicen que la regulación de la Tauromaquia es para quien la trabaja, pero olvidan o son ciegos consentidos para no ver que el espectáculo en sí no goza de los ingredientes básicos para atraer con intensidad al aficionado y público en general. Se podrían enumerar datos y estadísticas que demuestran este declive. También se niegan a este análisis. Para los taurinos es mejor dejar pasar el tiempo y decir que lo que ocurre es pasajero y que esto ha pasado siempre. 

La ruina de ganaderos, el despego de los aficionados, la baja calidad artística, la manipulación del toro, el mirar para otro lado de la critica taurina a esta deleznable situación, son síntomas que ahí están, que todo el mundo reconoce, pero que nadie afronta con decisión para tomar soluciones. 

Cualquier planteamiento pasa por volver a ilusionar al aficionado. Por recuperar la emoción. Porque sea latente que el riesgo que trasmiten toro y torero en el ruedo llegue a los tendidos. Que el toro sea un producto a imagen y criterio del ganadero y el aficionado, nunca de taurinos manipuladores que imponen el medio toro chochón para los espectáculos de las figuras. 

Ojalá esos toreros emergentes de estos dos últimos años opten por el toreo de verdad con el toro integro en toda su extensión. Quizás sea esta una buena solución y la afición perdida y desorientada vuelva a las plazas. 

Por ello, y con todo el respeto que se merece el artista Morante de La Puebla, nada mejor que para complementar su anuncio de volver a Sevilla, lance el guante a quien quiera recogerlo de anunciarse con ganaderías encastadas, con el toro imprevisible que a veces se torea con plasticidad y en otras ocasiones se lidia con los pies y las muñecas, de buscar competencias con esos toreros jóvenes que vienen arreando fuerte, por ejemplo, López Simón, Roca Rey, Garrido, Fortes, Jímenez, Esaú Fernández, Pepe Moral... olvidando el toro chochón que le gusta a él y a sus seguidores y acartelarse con Miura, Victorino, Adolfo Martín, Torrestrella, Alcurrucen, Cuadri, Torrealta. Alonso Moreno, Cebada,... Tiene donde elegir.

fuente:sevillataurina.com