jueves, 13 de noviembre de 2014

VALENCIA.- 

Serolo impugna las bases del nuevo pliego 

El proceso de adjudicación de la plaza de toros de Valencia, en punto muerto. S.N.

Entiende que limita excesivamente la capacidad de ofertantes.

El pasado 14 de octubre de 2014, tras finalizar la última gran feria de la temporada –Zaragoza- , se público en el BOP de Valencia el Pliego que debía regir el concurso para la licitación de la plaza de toros de Valencia para los próximos años. Sin embargo, Sebastián Rodríguez, el empresario taurino valenciano que más plazas de primera y segunda categoría ha gestionado en los últimos diez años, ha podido leer como no puede presentarse al concurso de la plaza de toros de Valencia por no cumplir el requisito de solvencia técnica, después de haber gestionado Valencia, Albacete, Puerto de Santa María, Vitoria, Jaén, Palencia, Zaragoza, Alicante o Burgos, en los últimos 8 años. 

Además, la Plaza de Valencia la ha gestionado recientemente como máximo responsable de SEROLO en los años 2006, 2007, 2008 y 2009 y con todo ello, Sebastián Rodríguez no puede concursar, no puede presentarse al concurso de gestión del coso valenciano. La causa de dicha incongruencia, entiende Rodríguez, es "la absoluta acotación en la solvencia del Pliego de la Diputación, que únicamente permite presentarse al gestor actual y a una empresa más a nivel nacional, quedándose sin opción de concursar casas tradicionales como los Lozano (actuales gestores de Teruel, Aranjuez, Toledo, Albacete y Pontevedra), Los Chopera (actuales gestores de Santander, Bilbao, Logroño, Salamanca y Almería), Los Matilla (actuales gestores de Jerez, Algeciras en participación, Guadalajara en participación, Palma, Castellón en participación, Valladolid y participando en Madrid), la propia Serolo, así como empresarios importantes del sector como Tomás Entero, Maximino Pérez, Carlos Rodríguez, José Cutiño, y un largo etcétera". 

Esta falta de competencia convierte la licitación en un "coto cerrado" que hace que la falta de concurrencia perjudique a los intereses de todos los valencianos, ya que la competencia mejoría las ofertas presentadas. Sebastián Rodríguez lo sabe y reclama la impugnación y la suspensión del procedimiento por varias infracciones que el propio pliego contiene relativas a libre competencia.

fuente:cultoro.com