domingo, 1 de noviembre de 2015

LA REVOLERA.- Con tal de disfrutar viendo como balancea sus muñecas de algodón en rama con el capote y la muleta tanto me da que lo resuelva de una manera o de la otra. Y si me apuran hasta prefiero ver a Morante regar la plaza que a otros muchos dar naturales en serie sin color, olor ni sabor.

Morante y la manguera 

Morante riega Acho

Por Paco Mora
  
“Johnny cogió su fusil” es el título de una buena película de gran carga psicológica. Si hubiera más imaginación en nuestro cine nacional, cualquier director ya habría filmado una cinta titulada “Morante cogió su manguera”, pero nuestros directores están ocupados en recibir subvenciones y premios y agradecer las unas y los otros escupiendo sobre quienes les llenan la andorga. El antiespañol Trueba dixit. 

El de La Puebla ya hizo alarde de buenas maneras con la manguera en la mano en las Fogueres de Sant Joan de Alicante, y ahora en la Plaza de Acho lo ha bordado. Esta vez de paisano. Lo suyo es vocación. No olvidemos que en México para avisar que un torero viene arreando suelen decir: “Este viene con la manguera”. Su insistencia denota una preocupación creciente por el piso de las plazas y ya en la de Las Ventas quiso que se corrigiera le desnivel del ruedo que, efectivamente, es el monte Gurugú en el centro y declina en ladera hasta la barrera. También para arreglarse con Sevilla y no faltar a la Feria de Abril del año próximo, parece que ha puesto como condición previa que se les meta mano a los desniveles de La Maestranza. Menos mal que no exige que se redondee el ovalado ruedo maestrante, porque si no se quedaban los sevillanos sin ver al gran torero que sin duda es José Antonio Morante. Y lo malo es que uno tiene la impresión de que lo suyo no son ganas de dar la nota sino que se trata de un auténtica obsesión. 

En fin, nada que no puedan arreglar los servicios de las plazas o él solo tumbándose en el diván de un buen psiquiatra. A mí, con tal de disfrutar viendo como balancea sus muñecas de algodón en rama con el capote y la muleta tanto me da que lo resuelva de una manera o de la otra. Y si me apuran hasta prefiero ver a Morante regar la plaza que a otros muchos dar naturales en serie sin color, olor ni sabor.

fuente:aplausos.es