martes, 3 de junio de 2014




Reflexión de un Morantista


Desde estas líneas, me dispongo a expresar, como Morantista y aficionado a los toros, mi opinión sobre los últimos acontecimientos en los que se ha visto envuelto el torero de La Puebla. Son muchos y variados, y voy a expresar mi opinión y crítica constructiva, sin más motivos que invitar a la afición, al propio torero ya su entorno a la reflexión. 

Después de los últimos acontecimientos en torno a Morante, tanto en su ultima actuación en Las Ventas como en el veto a cierto periodista, cabe recordar que a lo largo de la historia del toreo han existido las broncas; es la forma que tiene el publico de manifestarse respecto a la actuación de un torero. Morante a lo largo de su carrera ya sabemos que no es un torero de medias tintas: o te gusta o no te gusta. Igual que tiene muchos seguidores también tiene detractores. No creo que nadie vaya a poner en duda la clase de “torero artista” que es. Yo particularmente, soy un gran seguidor de Morante, me considero un Morantista, he estado en los momentos menos buenos del torero y en los momentos excepcionales. Por eso mismo, creo que la prensa siempre ha tratado con respeto sus actuaciones. No se a qué viene ahora esta censura a un periodista al cual ha vetado como es Manolo Moles; como apunte no es santo de mi devoción como periodista 

Ya hemos tenido en España bastantes años de represión para ahora no podernos expresar con total libertad, siempre y cuando sea con respeto y sin insultar ni menospreciar a nadie. Lo que debe hacer Morante, con todo el respeto del Mundo, es dedicarse a torear y de esa forma firmar con el capote y la muleta sus propias crónicas dentro de la plaza, que no quepa lugar a duda, que todo sea arte y torería. 

Creo que se están equivocado en la forma de llevar su carrera. La culpa es de su entorno y creo que no le están haciendo un gran favor. Me pareció perfecto su novedosa campaña de marketing y puesta de largo de la temporada, pero hay que estar preparado para aceptar los distintos puntos de vista de la gente. Morante no debe olvidar que se le va a exigir como tal figura que es. 

En este año he estado presente en 4 de sus 5 primeras actuaciones, soy de aquellos partidarios que me hago fácilmente 600 o 700km por ir a verlo, lo llevo haciendo muchos años. Ahora, cada actuación suya es vendida como un “evento singular”. Que sea de verdad y no nos vendan humo. Yo lo único que le recrimino muchas veces es su actitud en la plaza. 

Estuve presente el domingo de resurrección de Málaga, en el mano a mano entre El Juli y Morante. Lo vendieron como el centenario del mano a mano entre Joselito y Belmonte, la puesta en escena perfecta, los toreros llegaron a la plaza en un coche de época realizando el mismo recorrido que Joselito y Belmonte. Todo perfecto , muy bonito sobre el papel, la puesta en escena fue perfecta. Pero, después de la corrida, la verdad, salí decepcionado. Lo primero que no me parece adecuado de un mano a mano es que los toreros vengan con sus toros debajo del brazo y sin realizar ningún sorteo. Atrás quedan esos frases tan taurinas como el “Que Dios reparta suerte”. ¿Qué suerte va a repartir, si los toros ya vienen mirados con lupa y elegidos desde la ganadería? Además, todo aderezado con una presentación justita de los toros para una plaza de primera. Hay que darle un poquito de seriedad a estos temas, simplemente lo que se merece la plaza y el público que paga la entrada. Después en el ruedo una falta de competencia entre los toreros, algo totalmente incomprensible en un supuesto “mano a mano”. Morante no se dignó a entrar en quites, por ejemplo. No me vale que después de la corrida el circulo de Morante diga que hubieron “detalles”, solo faltaba eso, defender lo indefendible. Seguro que en el mano a mano de Joselito y Belmonte no sucedía esto, estos seguro que iban a cara de perro. Yo salí de la corrida decepcionado y enojado. 

Aun así había conseguido un par de entradas para el miércoles 21 en Zaragoza, en un mano a mano con “Finito de Cordoba” . A priori una gran corrida. Para mí esto ( así como el resto de “excursiones morantistas”) suponía un gran esfuerzo económico y físico por unos problemas de espalda, pero aun así estaba preparado para realizado. Llegue a Valencia de Málaga el lunes por la tarde, cansado y destrozado del viaje y el miércoles por la mañana tenia pensado desplazarme hacia Zaragoza. Cual es mi sorpresa que el martes empiezo a oír rumores sobre la no comparecencia de Morante en Zaragoza por culpa de una lesión o de otro rumor que como no había una buena entrada, se había quitado de en medio. Emprendo a gestionar la devolución de la entrada , tema que intento solucionar para no desplazarme a Zaragoza. Como Morantista que soy me quiero creer el primer rumor y acepto la decisión de Morante aunque no se porqué no puede torear infiltrado, pero bueno son la cosa de los toreros y su salud, nada discutible. Pero, cual es mi sorpresas que leo publicado en una noticia que Morante iba a torear tres días después en Aguascalientes (Mexico). Eso si que me dolió, y me pareció una falta de respeto absoluta. Yo entiendo que la empresa que lleva a Morante es mexicana, pero pienso que si no está para torear en Zaragoza, tampoco para su primera tarde de Aguascaliente (México), eso seria lo mas lógico. También me gustaría que Morante se pusiera en nuestro lugar, en el lugar de la afición, en la cual puede empezar a crecer el desencanto. 

Siguiendo con mi “Tour” personal, tenía pensado desplazarme a Jerez para asistir al mano a mano entre Morante y Manzanares pero todo esto que estaba sucediendo ya me tiró para atrás. Al final, después del resultado de la corrida pienso que hice lo mejor. Y vuelvo a leer en las crónicas lo mismo, de nuevo un engaño con la presentación de los toros con tres toros anovillados, imagínense lo que es anovillados si hablamos de una plaza como Jerez. Creo que el aficionado se merece un poco mas de respeto. De Madrid , lo mismo. El día que salen las entradas estoy apunto de comprarla, pero si la compraba me condicionaba a que tuviera que ir, y tampoco están los tiempos para malgastar el dinero; la mayoría de seguidores de Morante como yo somos españoles que, como todos, estamos pasando por tiempos no muy boyantes económicamente hablando. Y no la compro y decido verla por la tele. Veo el semblante de Morante al momento de hacer el paseíllo, con el ceño fruncido. Veo que el torero no esta a gusto, le va acondicionar mucho el viento durante la tarde. En su primero, no fue lidiado en los terrenos mas propicios para el toro ya que el viento no se lo permitió. El toro en los terrenos de fuera hubiera sido otro, nos dejó detalles. En el segundo un toro sin entrega , mirón y que media mucho al torero, no tuvo ninguna opción. Conocemos a Morante: es un torero que con un toro malo no se sabe tapar. El escándalo se acrecentó con la forma que entró a matar. Se llevó una bronca, justa, pero sin mas. 

Esta es simplemente la opinión o critica constructiva de un aficionado a los toros primero , y morantista entregado despúes. Si el maestro Morante leyera estas líneas, me complacería que a raíz de esto piense un poquito en la gente que lo seguimos por media España. Que tenga un poco de consideración y lo único que le exigimos es simplemente un cambio de actitud. Hay muchas formas de demostrarlo, no hace falta jugarse la vida con toro imposible, sino simplemente entrar en quites con un compañero en una corrida, mostrando pundonor y amor propio, como nos ha demostrado que sabe hacer el torero de La Puebla. No le vamos a exigir en el toro que no le vale para su toreo, lo respetamos y con las orejas bajas aceptamos la bronca del respetable cuando es justa, por supuesto. Desde estas líneas se despide un Morantista sin ganas de que esto pueda ofender a nadie. Simplemente un punto de vista de un aficionado que sigue a Morante desde el año 2000, cuando en Sevilla me deslumbró su toreo de tal forma que a día de hoy, 14 años después, sigo haciendo kilómetros para ver al genio de La Puebla, y deseando que haga honor al sobrenombre que se ha ganado con creces. 

Desde estas líneas, me dispongo a expresar, como Morantista y aficionado a los toros, mi opinión sobre los últimos acontecimientos en los que se ha visto envuelto el torero de La Puebla. Son muchos y variados, y voy a expresar mi opinión y crítica constructiva, sin más motivos que invitar a la afición, al propio torero ya su entorno a la reflexión. Después de los últimos acontecimientos en torno a Morante, tanto en su ultima actuación en Las Ventas como en el veto a cierto periodista, cabe recordar que a lo largo de la historia del toreo han existido las broncas; es la forma que tiene el publico de manifestarse respecto a la actuación de un torero. Morante a lo largo de su carrera ya sabemos que no es un torero de medias tintas: o te gusta o no te gusta. Igual que tiene muchos seguidores también tiene detractores. No creo que nadie vaya a poner en duda la clase de “torero artista” que es. Yo particularmente, soy un gran seguidor de Morante, me considero un Morantista, he estado en los momentos menos buenos del torero y en los momentos excepcionales. Por eso msmo, creo que la prensa siempre ha tratado con respeto sus actuaciones. No se a qué viene ahora esta censura a un periodista al cual ha vetado como es Manolo Moles; como apuntel no es santo de mi devoción como periodista Ya hemos tenido en España bastantes años de represión para ahora no podernos expresar con total libertad, siempre y cuando sea con respeto y sin insultar ni menospreciar a nadie. Lo que debe hacer Morante, con todo el respeto del Mundo, es dedicarse a torear y de esa forma firmar con el capote y la muleta sus propias crónicas dentro de la plaza, que no quepa lugar a duda, que todo sea arte y torería. Creo que se están equivocado en la forma de llevar su carrera. La culpa es de su entorno y creo que no le están haciendo un gran favor. Me pareció perfecto su novedosa campaña de marketing y puesta de largo de la temporada, pero hay que estar preparado para aceptar los distintos puntos de vista de la gente. Morante no debe olvidar que se le va a exigir como tal figura que es. En este año he estado presente en 4 de sus 5 primeras actuaciones, soy de aquellos partidarios que me hago fácilmente 600 o 700km por ir a verlo, lo llevo haciendo muchos años. Ahora, cada actuación suya es vendida como un “evento singular”. Que sea de verdad y no nos vendan humo. Yo lo único que le recrimino muchas veces es su actitud en la plaza. Estuve presente el domingo de resurrección de Málaga, en el mano a mano entre El Juli y Morante. Lo vendieron como el centenario del mano a mano entre Joselito y Belmonte, la puesta en escena perfecta, los toreros llegaron a la plaza en un coche de época y realizando el mismo recorrido que Joselito y Belmonte. Todo perfecto , muy bonito sobre el papel, la puesta en escena fue perfecta. Pero, después de la corrida, después de la verdad, salí decepcionado. Lo primero que no me parece adecuado de un mano a mano es que los toreros vengan con sus toros debajo del brazo y sin realizar ningún sorteo. Atrás quedan esos frases tan taurinas como el “Que Dios reparta suerte”. ¿Qué suerte va a repartir, si los toros ya vienen mirados con lupa y elegidos desde la ganadería? Además, todo aderezado con una presentación justita de los toros para una plaza de primera. Hay que darle un poquito de seriedad a estos temas, simplemente lo que se merece la plaza y el público que paga la entrada. Después en el ruedo una falta de competencia entre los toreros, algo totalmente incomprensible en un supuesto “mano a mano”. Morante no se dignó a trar en quites, por ejemplo. No me vale que después de la corrida el circulo de Morante diga que hubieron “detalles”, solo faltaba eso, defender lo indefendible. Seguro que en el mano a mano de Joselito y Belmonte no sucedía esto, estos seguro que iban a cara de perro. Yo salí de la corrida decepcionado y enojado. 

Aun así había conseguido un par de entradas para el miércoles 21 en Zaragoza, en un mano a mano con “Finito de Cordoba” . A priori una gran corrida. Para mí esto ( así como el resto de “excursiones morantistas”) suponía un gran esfuerzo económico y físico por unos problemas de espalda, pero aun así estaba preparado para realizado. Llegue a Valencia de Málaga el lunes por la tarde, cansado y destrozado del viaje y el miércoles por la mañana tenia pensado desplazarme hacia Zaragoza. Cual es mi sorpresa que el martes empiezo a oír rumores sobre la no comparecencia de Morante en Zaragoza por culpa de una lesión o de otro rumor que como no había una buena entrada, se había quitado de en medio. Emprendo a gestionar la devolución de la entrada , tema que intento solucionar para no desplazarme a Zaragoza. Como Morantista que soy me quiero creer el primer rumor y acepto la decisión de Morante aunque no se porqué no puede torear infiltrado, pero bueno son la cosa de los toreros y su salud, nada discutible. Pero, cual es mi sorpresas que leo publicado en una noticia que Morante iba a torear tres días después en Aguascalientes (Mexico). Eso si que me dolió, y me pareció una falta de respeto absoluta. Yo entiendo que la empresa que lleva a Morante es mexicana, pero pienso que si no está para torear en Zaragoza, tampoco para su primera tarde de Aguascaliente (México), eso seria lo mas lógico. También me gustaría que Morante se pusiera en nuestro lugar, en el lugar de la afición, en la cual puede empezar a crecer el desencanto. Siguiendo con mi “Tour” personal, tenía pensado desplazarme a Jerez para asistir al mano a mano entre Morante y Manzanares pero todo esto que estaba sucediendo ya me tiró para atrás. Al final, después del resultado de la corrida pienso que hice lo mejor. Y vuelvo a leer en las crónicas lo mismo, de nuevo un engaño con la presentación de los toros con tres toros anovillados, imagínense lo que es anovillados si hablamos de una plaza como Jerez. Creo que el aficionado se merece un poco mas de respeto. De Madrid , lo mismo. El día que salen las entradas estoy apunto de comprarla, pero si la compraba me condicionaba a que tuviera que ir, y tampoco están los tiempos para malgastar el dinero; la mayoría de seguidores de Morante como yo somos españoles que, como todos, estamos pasando por tiempos no muy boyantes económicamente hablando. Y no la compro y decido verla por la tele. Veo el semblante de Morante al momento de hacer el paseíllo, con el ceño fruncido. Veo que el torero no esta a gusto, le va acondicionar mucho el viento durante la tarde. En su primero, no fue lidiado en los terrenos mas propicios para el toro ya que el viento no se lo permitió. El toro en los terrenos de fuera hubiera sido otro, nos dejó detalles. En el segundo un toro sin entrega , mirón y que media mucho al torero, no tuvo ninguna opción. Conocemos a Morante: es un torero que con un toro malo no se sabe tapar. El escándalo se acrecentó con la forma que entró a matar. Se llevó una bronca, justa, pero sin mas. 

Esta es simplemente la opinión o critica constructiva de un aficionado a los toros primero , y morantista entregado después. Si el maestro Morante leyera estas líneas, me complacería que a raíz de esto piense un poquito en la gente que lo seguimos por media España. Que tenga un poco de consideración y lo único que le exigimos es simplemente un cambio de actitud. Hay muchas formas de demostrarlo, no hace falta jugarse la vida con toro imposible, sino simplemente entrar en quites con un compañero en una corrida, mostrando pundonor y amor propio, como nos ha demostrado que sabe hacer el torero de La Puebla. No le vamos a exigir en el toro que no le vale para su toreo, lo respetamos y con las orejas bajas aceptamos la bronca del respetable cuando es justa, por supuesto. 

Desde estas líneas se despide un Morantista sin ganas de que esto pueda ofender a nadie. Simplemente un punto de vista de un aficionado que sigue a Morante desde el año 2000, cuando en Sevilla me deslumbró su toreo de tal forma que a día de hoy, 14 años después, sigo haciendo kilómetros para ver al genio de La Puebla, y deseando que haga honor al sobrenombre que se ha ganado con creces.