miércoles, 10 de junio de 2015

DECLARACIONES DE MORANTE.- Extiende la misma culpa a Ramón Valencia 

Morante afirma que sólo la salida de Eduardo Canorea no soluciona el conflicto 


Morante de la Puebla ha dado prácticamente por descartado que la marcha de Eduardo Canorea vaya a solucionar el actual conflicto entre la empresa Pagés y las prinicpales figuras. Morante extiende la misma responsabilidad sobre Ramón Valencia. Los maestrantes estarían analizando formas de precipitar la definitiva salida de la empresa Pagés al completo. 

Redacción.- 

La noticia adelantada por 'El País' de la salida del polémico empresario Eduardo Canorea de la plaza de toros de Sevilla en diciembre (presentada de forma pública su 'jubilación' como argumento o pretexto) ha sido acogida con escepticismo por parte de Morante de la Puebla, según informa el diario 'La Razón'. El notorio malestar de la Real Maestranza de Caballería con la empresa Pagés, principal obstáculo para que vuelvan a Sevilla las cuatro figuras: El Juli, Perera, Talavante y Morante, puede tener alguna relación con este paso de Canorea que en realidad no tiene por qué significar nada. Primero porque la jubilación no implica que abandone su cargo como consejero de la empresa ni, por supuesto, que deje de poseer el 33% de la sociedad, con lo cual se iría pero 'de mentira'. Para desvincularse tendría que vender su parte a sus hermanas, pero esto tampoco sería determinante porque las colisiones con los toreros no venían sólo por la forma de actuar de Canorea, sino también y sobre todo, por la de su cuñado Ramón Valencia. Es más: en realidad la mayoría de toreros coincide en que Eduardo era más flexible y sincero a la hora de negociar, y que a pesar de sus excesos verbales, tenía mucho mejor trato que Valencia. 

El movimiento de la empresa Pagés parece, más bien, una estrategia de 'lavado de imagen'. De cara a la opinión pública el supuesto responsable del conflicto, Eduardo Canorea, deja de salir en la foto, con lo cual los toreros verían satisfechas sus exigencias y ya no tendrían excusa para llegar a futuros acuerdos. Pero en los despachos, todos saben que la realidad es otra bien distinta. "No hay veto a la empresa –aclara José Antonio Morante– pues ya negociamos con ella el año pasado, pero fue imposible llegar a un acuerdo. Y las negociaciones no son sólo con Canorea, sino también con Ramón Valencia". Por tanto, respecto a la jubilación de Canorea, el de la Puebla asegura que "esta noticia no me dice nada, pues tanto monta, monta tanto, Valencia como Eduardo". 

Parece, por tanto, que la solución no pasa por este gesto. Los maestrantes llevan tiempo negociando con la empresa para tratar de desbloquear esta situación, e incluso algunas fuentes han asegurado que se le ofreció bajar el canon de arrendamiento (se dice que sobre el 22 por ciento de la taquilla) a cambio de reducir la duración del contrato, algo a lo que los empresarios se negaron. Es decir, que tuvieran menos costos (y por tanto más margen de beneficio) pero adelantar la salida de la empresa Pagés cuanto antes. Los empresarios habrían rechazado esta posible propuesta de los maestrantes, que cada vez parecen tener más claro querer echar a los actuales empresarios, pese a la total ausencia de información y análisis de la situación. Incluso la resolución del contrato no está descartada que acabe en los juzgados.

fuente:sevillataurina.com