jueves, 30 de octubre de 2014


Mientras queden aficionados habrá esperanza 

Por Ignacio


Los fines de semana que me quedo en Sevilla, si no organizamos un partido de pádel, me doy un paseo en bicicleta por las márgenes del río, visitando los parques adyacentes. El de María Luisa con sus turistas y sus eternas y asquerosas palomas (ahora además turcas), el de San Jerónimo con su Huevo de Colón y sus partidos de fútbol, el del Alamillo con sus comidas familiares y sus frikis de túnica negra jugando a las espadas y a las lanzas, lo que queda de los jardines de la Expo con sus gatos y el de Los Bermejales con sus aficionados entrenando. 

El amigo José Morente, gustándose en invierno.

Me alegra mucho ver que todavía hay aficionados entrenando, señal de que aún queda alguien con esperanzas de triunfar en esto. A veces he visto a jóvenes entrenando solos, otras asesorados por un banderillero retirado, pero esta El amigo José Morente, gustándmañana me llamó la atención ver que un hombre, no a un joven, torear solo. Al acercarme descubrí a un amigo, ya con 40 tacos, que me decía estar entrenando para los tentaderos del invierno y los actos de los aficionados prácticos. Me habló de que igual que el futbol tiene desde la primera división con sus Ronaldos, sus Xavis y sus Messis, hasta sus infantiles, pasando por los partidos de solteros contra casados, los Toros también deben de llenar todos los estamentos, desde la figuras, hasta los aficionados de dar dos pases a una vaquilla y salir corriendo. Efectivamente, creo que tenemos que fomentar al friki del Toro, que esté dispuesto a dar dos muletazos que, por muy malos que sean, a él le sabrán a lo mejor del mundo, y será un aficionado que no se querrá perder un festejo en el futuro. 

El movimiento de aficionados prácticos, aunque a veces esté envuelto en un lícito negocio, es una figura a potenciar y apoyar por ser semillero de aficionados que llenarán las plazas. Por ello entiendo que cualquier festejo promovido para ellos, debe ser permitido, respetado y potenciado por todos los que amamos el Toro.

fuente:blogs.sevilla.abc.es